16 de Abril 2009



De la reformas constitucionales en materia electoral se ha dicho mucho, y gran parte de la cobertura fue gracias a la atención interesada de los medios de comunicación, pero a su vez, la desinformación grave entre la población ha generado debates infundados. Por esta razón, el pasado 16 de Abril, el Dr. Lorenzo Córdova Vianello, profesor e investigador de la UNAM, aceptó la invitación por parte de la Representación de Ciencia Política TELOS, para discutir el tema en conjunto con el profesor e investigador del ITAM; Mtro. Federico Estévez y así en un intento por combatir la desinformación de dicha reforma.



       
Lorenzo Córdova

        Dr. Córdova fue el primero en tomar la palabra, para comentar los resultados arrojados en una encuesta realizada por Dr. Alejandro Moreno acerca de la opinión pública respecto a la Reforma Electoral. A pesar de que el 67% de la gente encuestada afirmaba que la reforma, aprobada en el congreso en Octubre de 2007, era una reforma antidemocrática, en preguntas consecuentes se cuestionaba un punto específico de la reforma como, por ejemplo, si se estaba de acuerdo con la limitación de la influencia del dinero en las campañas políticas o poner fin a las campañas adelantadas, la misma población aprobaba los términos en aspectos de comunicación política. La discrepancia en los resultados arrogados de la vox populi ameritaba una discusión sobre la ya tan descalificada reforma.


       ¿El objetivo de replantear la reforma? Para reivindicación del Estado. Después de 10 años de silencio del elector y de una falta de revisión de la ley en materia electoral desembocó en problemas legales. “No hay reformas electorales permanentes. Transformaron al país con la séptima gran reforma”, afirmó el Dr. Córdova. Recordando a Zedillo en 1994 cuando dijo que el sistema en el cual él peleo la presidencia fue inequitativo, Córdova, plantea tres talones de Aquiles en el sistema electoral durante los últimos años en México. Primero, las lagunas como las pre-campañas, por ejemplo, la propaganda que realizó Fox mientras transcurrían los tres años anteriores a su elección presidencial. Segundo, La insuficiencia de las normas, por ejemplo, los “Amigos de Fox”. Y por último, Los efectos no queridos de las normas, como el reparto de dinero superior al que podían gastar legalmente los tres principales partidos, los montos fueron escandalosos. “Todo lo anterior solo demostraba que las reglas tenían que cambiar. En 2006, todos pecaron”. El catedrático de la UNAM también rescata que la revisión era impostergable ya que había una relación complicada entre los medios y partidos: claudicación del Estado. El poder del Estado, se supone, está por encima de otros poderes, de no ser así se convierte en un Estado Fallido. 


       “Ley Televisa” en proceso electoral, ¿por intereses personales? Los partidos durante campañas pagaban cantidades estratosféricas para anuncios en la televisión abierta. Durante este proceso de negociación millonario se vivió extorción por parte de los medios de comunicación, ya aquí se jugaba con una guerra sucia de intereses. La última gota que provocó un frente común - cabe resaltar el modelo excepcional, que representa este hecho, de la excelente coordinación que hubo entre partidos - en contra de las televisoras. Quizá fue el sentido compartido de inferioridad del poder  de negociación frente a las televisoras del Ajusco, San Ángel y comunicación en radio. La reforma reivindicatoria ya se venía discutiendo en la sombra desde tiempo a tras.


       Después de escuchar la opinión anterior, el Mtro. Federico Estévez argumento primero que el rescate no es que le quiten dinero a Televisa o a Tv Azteca, sino la correcta aplicación de los derechos políticos. Este es un tema de equidad v/s libertad,  en cuanto a la libertad política para equipara las condiciones de competencia- evidentemente para los partidos grandes- objeto por el cual  el IFE y TRIFE existen, a pesar de que sea a costa de la desigualdad dentro de los partidos. Toda la reforma se hizo centralista.



      Coincide en que la gente está poca informada: primero, no se acostumbra a informarse por periódicos por el bajo interés en sus funciones cívicas y, después, por la televisión sesgada en los programas nacionales. Los spots agresivos hacia las personas contrincantes denigraban pero no es un delito tipificado. “Ennegrecer es lo que está prohibido, es decir campañas negras, todo esto es porque nuestros políticos son sensibles.” dijo Mtro. Estévez complementando, sintetizó algunos aspectos que resultaron de la modificación:

  • Da un nuevo rumbo a la relación entre los medios de comunicación concesionados, partidos políticos y candidatos
  • Se establece que, durante los procesos electorales, los partidos políticos, sus precandidatos y candidatos tendrán acceso a la radio y la televisión a través de los tiempos oficiales (tiempos de estado y tiempos fiscales).
  • Entre 2008 y 2012 se ahorrarán más de 3,500 millones de pesos.
  • Se prohíben las campañas y mensajes que denigren instituciones, partidos políticos, candidatos o personas.
  • Se pone fin a las campañas adelantadas.
  • Se disminuye la duración de las campañas electorales (90 días cuando se elija al Presidente de la República y 60 días cuando sólo se elijan diputados federales).

El diálogo se estableció muy bien entre ambos ponentes, cediendo la palabra entre ellos en cuanto tenían alguna aclaración que hacer. Dr. Lorenzo claramente expresó, a su perspectiva, la concentración del tiempo de spots en la televisión es un error. La tacha de “una política mal instrumentalizada, la autoridad auto asumida como sensor tiene un margen de error enorme.” Esta política nos es difícil entender por que fue resultado de varios factores que desembocaron el 2006, como las campañas negativas y ahora la confrontación contra los medios es de forma directa. “Política que apuesta a la equidad. Es una política hecha por políticos, no por arcángeles”.

El Mtro. Estévez recalcó la importancia de los consejeros, por su sesgo en los valores que siguen, los partidos que los proponen piden se refleje la ideología afín al partido. “Estos agentes (no títeres) de los partidos van a hacer lo posible hasta la hechura del consenso. Los menos leales fueron desechados”.

Al final de la tertulia que duró aproximadamente hora y media, ambos recalcaron la importancia de que la gente más merecedora tuviera los puestos. Así mismo, recordar que nadie ha puesto a debate la crisis económica mundial en un debate por que es producto de la diferencia (de partidos), con solo discutir sobre el narco no se gana nada.

Regresar al inicio