¿Por qué escribir sobre este singular perrito?
Más que una mascota, era un símbolo de la universidad. No nos identificamos con ese dragonsito oficial. Sin importar de que carrera o de que ideologia partidista seas, todos dentro del ITAM conocíamos y queríamos -unos más que otros- a un perrito de raza alaska -cruza con algo más- llamado COLMILLO BLANCO. ¿Te suena tonto ? Quizá para tí, pero para muchos otros este perro quiza nos vinculaba de alguna manera muy bizarra.




 

Blanco, Colmillo; mascota extra oficial más influyente y afamada del ITAM. Conocido por ser miembro de la academia desde 1992 y salvaguardar las puertas de esta H. Institución. Murió por problemas causados en la cadera y columna vertebral propias de su edad avanzada.

Colmillo Blanco, fue el nombre con el cual fue bautizado por los policías cuando llegó al ITAM ya de edad joven, entre el periodo de otoño - invierno de 1992. Nadie sabe exactamente su procedencia, llegó sin avisar, y no sabemos cuales fueron las causas reales por las cual nuestro noble perro eligió el ITAM como su nuevo hogar. Pero nos podemos remontar a un archivo del periódico de El Supuesto del año de 1999, en donde el autor bajo el nombre ‘Mendieta’  hizo una entrevista humorística sobre la llegada del perro sin pedigree a la máxima casa de estudios.
 

El artículo titulado “Presentando a El Colmillo Blanco” narra como Colmillo Blanco llegó en la Nochebuena. A continuación un extracto:

“Pues llegué la Nochebuena jalando el trineo con los regalos. Como eran muy poquitos los que traíamos para los chavos de Tizapán la chamba terminó luego luego, pero el pinche Santa se cruzó a Televisa a grabar un comercial para la Coca y nos dejó esperando frente a CopItam. Yo me moría de hambre y le entré a una bolsa de regalo que decía Campeón, creyendo que eran de esas croquetas que comen los perros jotos del Pedregal, pero resulta era un vibrador…. Entonces me zafé del barzón y salí a buscar algo de comer. Cuando regresé ya no estaban. El cabrón de Santa de seguro regaño a mis compas y se fueron.

Los perros de la señora que lava los carros estaban jetonsísimos y no los quise despertar. Pensé ‘¿Agarro para el Hospital de Marina o para el ITAM?’ Allá debe haber puro barco, mientras que aquí los alumnos se quejan de que algunos son rete perros; mejor aquí, si le dan chance a los perros deben ser buena onda.”

El Primer Oficial Anau Hernandez Jaimes y sus compañeros nos compartieron algunas anécdotas que vivieron con Colmillo junto al departamento de policías dentro de la universidad. En los recorridos nocturnos de los policías alrededor de la escuela, Colmillo acompaño a un oficial y al llegar al tercer piso justo antes del departamento de Derecho se negó a pasar. El oficial se detuvo para animarlo a seguir, pero el noble perro se negó  y se regreso corriendo. Se rumora, nunca le gustó ese departamento. Aunque nunca fue entrenado, Colmillo sabía los recorridos de memoria y le gustaba ir al frente de los oficiales como buen perro policía.

También nos platican que a Colmillo le gustaba tomar agua del retrete del baño pero solo entraba al de niñas para hacerlo. “Tenía una fuerte tendencia a hacer más caso a las damas”, nos comentan los policías. Aunque él recibía las caricias de cualquier matriculado que se acercara. Como alumno nos gustaba platicarle desde asuntos amorosos o hasta pedir consejos sobre nuestra situación con economía. Todas las mañanas se le podía ver acostado, bueno, también las tardes y en las noches, frente a rectoría. Sabemos que ese lugar fue su favorito.  ¿Quién nunca deseo ser él?




Colmillo era muy celos de la entrada de perros a la escuela. La única ocasión que permitió el acceso fue a “La negra”, con la que se especulo tuvo 6 hijos. A pesar de no estar seguro, los perritos estuvieron en la escuela su primeros 2 meses y después fueron regalados a diferentes miembros de la escuela.

¿Qué comía Colmillo? La dieta de colmillo era balanceada en croquetas y caldo de pollo. No aceptaba cualquier cosa que le ofrecieran los alumnos. La  señora María de los Ángeles Cruz Maldonado por que diariamente se preocupaba por que Colmillo comiera diariamente y a los policías de la escuela por mantenerlo limpio, rapado en época de calor y tapado en la época de frío.

            En sus últimos días se veía decaído, ya no comía y casi no se movía. La Licenciada Alejandra Sierra, quien supervisaba el cuidado de Colmillo, informó que tenía problemas en la columna vertebral. Se lo llevaron el primero de Junio a una veterinaria en San Jerónimo. El veterinario le diagnosticó artritis y su problema en la cadera era terminal, por lo que decidieron, entre autoridades y las personas que se encargaban de él, dormirlo con fé de parar su sufrimiento el dos de Junio 2009. Sus cenizas las conserva María de los Ángeles Cruz  quien fue el ángel de Colmillo. Cuidó de él desde su llegada a la escuela hasta el día de su muerte, agradecemos sus atenciones durante toda su vida y a una alumna, que pidió mantenerse anónima, por pagar todos los gastos de cuidado y de incineración para nuestra mascota.

Aunque muchos estudiantes están en espera de algún tipo de placa para nuestra mascota dentro de la Institución, aún no hay planes por parte de ninguna asociación o institución de organizarla.

 

Nos despedimos de ti Colmillo, recordando los tiempos que pasamos a tu lado, incluyendo mariachis y exámenes, para algunos estuviste toda la carrera, a otros nos dejaste atrás, pero todos esperamos en tu nueva vida vivas aún mejor de la que tuviste aquí. Eres el ícono por excelencia y el ITAM te extraña pero recordamos que todos los perros van al cielo.

 

           

Colmillo Blanco (extra oficial)

Lugar de Nacimiento: Distrito Federal
Segundo Nombre (Apodo  de 1992): Chacal
Situación sentimental: En una relación con “La negra”
Hijos: 6. Aunque hay especulaciones sobre su procedencia.
Numero de amigos en facebook: 1,939
Numero de fans en su página de internet: 1,423

 

Regresar al inicio