"Vamos muy buen y más fuerte, hasta que te duela. Si no duele, estira,estira más y más. Como los pétalos de una rosa, siéntelo. Estira y desansa...DEJALO IR".

 

 Masomenos así empieza la intensidad de tu primera clase de 90 minutos de Yoga dentro de un salón 42°C lleno de espejos y gente en bikini, en serio en bikini.

 bikram1.jpg

¿Qué es? Yoga a través del Hatha Yoga que consiste en una serie de 26 de las 84 posturas clásicas del Hatha Yoga de Patanjalie y dos ejercicios de respiración (pranayamas), adecuadas para todas las edades y niveles de habilidad. Hacer Bikram Yoga equivale a correr 10 kilómetros, ir al gimnasio, tomar una clase de aerobics, recibir un masaje y un facial, ir al quiropráctico, meditar, ir a terapia, entrar en un Temazcal y por supuesto hacer Yoga.

 

 

Mi experiencia. Un top con una blusa encima y mis shortsitos rosas fueron mis acompañantes. Al principio pensé que eran muy cortos, pero pasando los 20 minutos *sarahi sudando como puerquito* me dí cuenta que también quería un bikini. La temperatura es bastante agradable los primeros 20 minutos pero se vuelve un enemigo a vencer después de estar cansada, adolorida y con otros 70 munutos de clase. A pesar del calor, la primera hora se me fue volando. Son ejercicios de estiramiento y de reflexión al mismo tiempo. Su filosofía es que te esfuerces al máximo y lo mantengas, después; lo olvidas y lo dejas ir para iniciar el siguiente intento.

 

 

bikramY de repente "se prepararon tooooda la clase para esta postura: EL CAMELLO" (como lo muestra la imagen) *sarahi se contorsiona*.

 

Es una rutina que te deman

da una correcta respiración y estar concentrada en los músculos que estas trabajando.  

 

Después de la hora, ya me estaba medio mareando porque solo puedes tomar agua en un intermedio, pero con los ejercicios de respiración me logré controlar y no detenerme.

 

 

"En una clase trabajas todos tus órganos, glándulas, tendones, ligamentos, huesos, todas las células de tu cuerpo, tus emociones, tu mente y tu espíritu."

 

Sudas y sudas, pero no te puedes parar. Esto te empieza a gustar y más si Ana (la entrenadora) me motiva diciendo MUY BIEN SARAHI, BUENA POSTURA. (: Creo que lo estaba haciendo muy bien para ser mi primera clase. Cuando más te cansas y empiezas a bajar los brazos, a separar los pies....Ana dijo "no los veo sonreir, no vamos a parar hasta que sonrian!" JAJAJA!

 

La clase finaliza con ejercicios de respiración con luces semi apagadas y en una posición acostada en el suelo, respiras y respiras.  Te levantas cuando te recuperas de la bomba de endorfina que acabas de generar. El gemelo de mi pie ya no me duele tanto, el estres se ha ido y cansada me voy a casita *sarahi roja como tomate pero sonrie*.

Regresar al inicio