En un país como México en donde actualmente tan solo en su capital se cuenta con 28 periódicos en circulación, un sin fin de editoriales e innumerables medios electrónicos, es difícil dimensionar que hace setenta años se contaba con casi nulos medios de información. El desarrollo de la opinión pública en nuestro país tuvo una aceleración lenta por el tipo de régimen político al que estuvo sometido, ya que la información representa un arma de dos filos. El tener conocimiento te da ventajas comparativas para opinar con sustento pero al mismo tiempo te pone en absoluta desventaja por generar costos y algún sentimiento al respecto.  

 

 

Por un lado, la democracia ha dado nuevos espacios para la libertad de expresión, son evidentes las ventajas que proporciona la información en opinión pública, citando a Moreno y Sánchez, las encuestas en México principalmente iniciaron para generan conocimiento científico solido y apuntalar política publica significativa; dar voz a las personas era una externalidad positiva pero aún secundaria. La democracia abrió este espacio a las mujeres para opinar mucho antes que otorgarles el derecho a voto. Por el otro lado, la democracia tuvo su periodo de esplendor opacado durante sus años de apogeo por el autoritarismo PRIista en donde se estancó el estudio de opinión y los sondeos. La información era de carácter confidencial y limitada por las instituciones propias del partido. El mantenerse informado es costoso y lo era mucho más en ese entonces, en cuanto a tiempo dedicado y dinero invertido.

  educomunicacion.jpg

La institucionalización de esta actividad intelectual en México se explica por su demanda y oferta; demanda, como la necesidad de predecir las posturas y la oferta, como el desarrollo de un entendimiento. La relevancia del trabajo de Radványi recae en que revela a la luz los temas que aquejaban a los mexicanos de los años cuarentas y cincuentas, así como la consolidación de instituciones que los desenrollen. Entre los temas ciudadanos sobre los que encuestó fueron; los tipos de asociaciones en los que la gente participaba, los hábitos de lectura del mexicano que incluían historietas, las expectativas de los jóvenes y el tipo de contacto que mantienen los migrantes con sus familiares. Todo esto sirvió para generar una fotografía de la sociedad, los matices reflejaban la temperatura de los ánimos de la población y en general sustentaban la toma de decisiones y predicción de los resultados.

 

La información es un arma de dos filos, nos otorga más democracia a un precio muy alto. Los ciudadanos se informan porque tienen intrínsecamente la educación cívica o porque son parte de la élite que tienen influencia directa en el proceso democrático y sus intereses están directamente en juego. Las personas que no saben, no opinan, no se angustian y - lo más probable- no votan ni se movilizan.

 

 

A Lost Decade? László Radványi and the Origins of Public Opinion Research in Mexico, 1941–1952
http://ijpor.oxfordjournals.org/content/21/1/3.abstract

 

Regresar al inicio